viernes, 5 de mayo de 2017

EN MEMORIA DE LOS EXTREMEÑOS DEPORTADOS EN CAMPOS NAZIS. 5 de mayo: 72 años de la liberación del campo de concentración de Mauthausen.



Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura
(ARMHEX)



EN MEMORIA DE LOS EXTREMEÑOS DEPORTADOS EN CAMPOS NAZIS. 5 de mayo: 72 años de la liberación del campo de concentración de Mauthausen.




La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), aprovechando este día, 5 de Mayo, un año más, como viene siendo habitual desde nuestra fundación, rinde Homenaje y Reconocimiento a todos los republicanos extremeños que estuvieron internados en los campos de exterminio nazis, en especial en los campos de Mauthausen, Ravensbrück y Gussen, muchos de los cuales allí murieron en el olvido.

*********

El Viernes 5 de mayo se cumplen 72 años de la liberación del campo de concentración de Mauthausen, en el que fueron asesinadas más de miles de personas. Por allí pasaron miles de españoles, entre ellos casi 300 extremeños.






Por eso la ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), aprovechando este día, un año más, como viene siendo habitual, rinde Homenaje y Reconocimiento a todos los republicanos extremeños que estuvieron internados en los campos de exterminio nazis, en especial en los campos de Mauthausen, Ravensbrück y Gussen, muchos de los cuales allí murieron en el olvido.

Poco se ha hecho hasta ahora, por parte de nuestras instituciones para visualizar en Extremadura a aquellas víctimas extremeñas (presos y desparecidos algunas) del horror nazi, muchas las cuales fueron asesinadas con la imprescindible colaboración del franquismo y de su representante ante Hitler, Serrano Suñer. 


Los españoles que estuvieron recluidos en los campos de concentración nazis, de los que hay constancia documental, ascienden a unos 10.000. De ellos murieron 5.200, sobrevivieron 3.810 y figuran como desaparecidos 350.

Efectivamente, fueron enviados a los campos de concentración nazis, con el beneplácito del régimen franquista que no protegió a sus conciudadanos. Su drama sigue ajeno a la "historia oficial". Su historia es un patrimonio del antifascismo que ninguna sociedad democrática debería olvidar. De esos republicanos, unos 7.532 republicanos españoles fueron enviados a Mauthausen, de los que sólo sobrevivieron 2.700. 

Mauthausen y los subcampos que dependían de él recibieron el mayor número de prisioneros españoles. En total fueron encerrados allí 7.532 hombres, mujeres y niños españoles, de los que murieron 4.816. Eso supone una tasa de mortalidad del 64%. La mayoría de estas víctimas perecieron en Gusen, un subcampo situado a 5 kilómetros de Mauthausen. A él fueron a parar 5.266 españoles de los que fueron asesinados 3.959. 
En Dachau estuvieron presos, al menos, 756 españoles de los que murieron 204 y fueron dados por desaparecidos 41. 
Buchenwald: 636 prisioneros españoles, 133 muertos, 126 desaparecidos y un evadido. 
Ravensbrück: 172 prisioneros (la mayoría mujeres), 14 muertos. 

También hubo españoles en los campos de Bergen Belsen, Auschwitz, Flossenbürg, Natzweiler, Neuengamme, Sttuthof, Sachsenhausen, Gross-Rosen, Aurigny, Guernesey y Neu Bremm

De aquella tragedia, no se libraron tampoco los niños. En los primeros días de la ocupación alemana, los nazis deportaron a familias españolas enteras e internaron a los niños adolescentes en el campo de Mauthausen, después de haberlos separado de sus padres. 16 niños fueron asesinados en Ravensbrück. Requerido por las autoridades nazis para determinar el destino de los prisioneros, el Gobierno de Franco negó la condición de españoles de los mismos abandonolos a su trágico final; de ahí que los republicanos de Mauthausen llevaran el triángulo azul de los apátridas, con una S —de Spanier— en el centro.

Los cuarenta años que duró la dictadura franquista hicieron que, en su patria, los deportados españoles fueran simples fantasmas. Su existencia no constaba en los libros ni era mencionada por los medios de comunicación.

Nos sumamos en definitiva al recuerdo del sufrimiento de los republicanos españoles en los campos nazis, haciendo mención especial a los extremeños. En su gran mayoría estos españoles y extremeños eran exiliados que habían abandonado España en 1939 y que contribuyeron a la defensa de Francia contra la Alemania nazi. La derrota francesa llevó a miles de ellos a caer prisioneros del III Reich. Todos estos hombres y mujeres son víctimas tanto del franquismo como del conflicto europeo y sufrieron debido a la dictadura nazi, pero también a la española, que no dio muestras de proteger a quienes no habían dejado de ser españoles.

Desde 2006, gracias al trabajo de investigación realizado por los profesores Benito Bermejo y Sandra Checa, en su "Libro memorial. Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945)", conocemos los nombres de todos ellos, investigaciones que se van ajustando y precisando cada vez más.

En nuestro caso, son 300 republicanos extremeños -222 de la provincia de Badajoz y 78 de la provincia de Cáceres- los que por ejemplo, estuvieron internados en el campo de concentración nazi de Mauthausen y sus campos dependientes. Sólo unos cien lograron salir vivos si bien con muchas secuelas de aquel horror. Fueron conducidos allí tras ser capturados por las tropas alemanas en Francia, país en el se habían exiliado en 1939 huyendo de la represión franquista tras el fin de la Guerra Civil española, y pasaron a formar parte de la enorme lista de represaliados, muchos los cuales perecieron en aquel lugar. UN RECUERDO EMOCIONADO PARA TODOS ELLOS Y PARA SUS FAMILIAS, y como homenaje publicamos una vez más los listados:






LISTADO DE EXTREMEÑOS DEPORTADOS EN MAUTHAUSEN y OTRO CAMPOS.-


PROVINCIA DE BADAJOZ


Pueblo o ciudad de origen. Nombre y apellidos.


Ahillones: Antonio Martín Pilar, Juan Mateo Hernández y Francisco Romero Guerrero.


Albuera (La): Arturo Romero Martínez.


Alburquerque: Antonio Gemio Sánchez.


Alconchel: Ramón Arboleda Silva y Plácido Vargas González.


Aljucén: José Prieto Barrero.


Almendral: Manuel Álvarez Romero y José Nogales Domínguez.


Almendralejo: Abad Gutiérrez Mije y Diego Muñoz Caro.


Arroyo de San Serván: Manuel Cangas Barro.


Azuaga: Vicente Burgos Prida, José Carrizosa Rodríguez, Juan Chavero Zapata, Fernando Fernández Luján, José Antonio Gallego Hernández, José Grueso Muñoz, Agustín Merino González, Manuel Naranjo Ojeda, José Pulgarín Bermejo, José Ramírez Domínguez, Rafael Rico Gala, Luis Ruiz Sabido, Manuel Sáez Murillo, Roque Saez Murillo, Antonio Vera Expósito y Manuel Vizuete Carrizoza.


Badajoz: Isidoro Barrena Regalado, Federico Lencero Peliz, Luis Medino Montes, Demetrio Morales Morales, Cirilo Moreno Rivera y Francisco Serrano.


Benquerencia de la Serena: Manuel Arena Murillo.


Berlanga: Antonio Hernández Rodríguez y José Antonio Sarabia Vázquez.


Bienvenida: Jesús Pérez Ortiz.


Burguillos del Cerro: Antonio Cerrajero Jiménez.


Cabeza de Buey: Joaquín Calderón Rodríguez, José Domínguez Calvo y Agustín García-Risco Claro.


Castilblanco: Vicente Bermejo Rivero.


Castuera: Gerónimo López Fernández y Francisco Sánchez Custodio.


Coronada (La): Ramón Orejudo Orellana.


Don Álvaro: Ángel Camacho Mateo.


Don Benito: Luis Álvarez Palomero, Ramón Cerrato Ramos, Luis Chaparro Rodríguez, Vicente Díaz Capilla, Felipe Gómez Rodríguez, Manuel Lama Barjola, Juan Nieto Cerrato y José Quirós González.


Esparragosa de la Serena: Cándido Benítez Bastias, Leopoldo Caballero Dávila, Pedro Campos Cáceres y Manuel Rosa Villar.


Fregenal de la Sierra: Antonio Martínez Pérez.


Fuenlabrada de los Montes: Felipe Barbo Ramírez, Vicente Camarero Picatostes y Ginés Higuera Toledo.


Fuente de Cantos: José Aradilla Domínguez, Ricardo Arteaga Yerga, Benito Borrego Berjano, José María Delgado Lebrato, Teófilo Fernández Barriente, José Fernández Saez de Tejada, Casimiro García Becerra, José Jiménez López, Javier González Muñoz, Antonio Goya Diosdado, Casildo Hernández González, Luis Lamilla Sánchez, Manuel Lamilla Sánchez, Celedonio Lobato Yerga, Rafael Lobato Yerga, José Macarro Robles, Bautista Miranda Duarte, Antonio Moreno Cortés, Casimiro Nuñez Giménez, Rafael Real Santos, Santiago Rojas Hernández y Bernardo Roldán Carrasco.


Fuente del Arco: Antonio Rubio Barragán.


Garbayuela: Ciriaco Camacho Rayo.


Granja de Torrehermosa: Manuel Calero Díaz, Juan García Garrido, Manuel Gutiérrez López, José Antonio Ordóñez Cano y Emilio Santiago Hinojosa.


Guareña: José Barrero Román, Santiago Isidoro Rodríguez, Federico López, Mateo Palmarín Moruno, Pedro Pascual Monago, Valentín Pérez Palomares y Antonio Ramos Ortega.


Haba (La): Julián Capilla Manzano.


Helechal: Miguel Calvo Sánchez.


Herrera del Duque: Pedro Bonilla Quilez, Higinio Muga Calderón y Santos Sanandrés Díaz.


Higuera de la Serena: Pedro Merino Romero.


Hornachos: Joaquín González Sánchez, Antonio Muñoz González y Miguel Salguedo Nieto.


Jerez de los Caballeros: Alfonso Fernández Navarro, Sebastián Matamoros Albano y Florentino Vega Delgado.


Llera: Antonio Carrasco Tapias, Alfonso Macía Barrero, Joaquín Macía Barrero y Manuel Piña Barrero.


Llerena: Diego Florido Manzanares.


Magacela: Félix Donoso Donoso.


Maguilla: Lorenzo Bermejo Molina.


Malpartida de la Serena: Domingo Calderón Algaba.


Medina de las Torres: Ceferino Ramírez Rey.


Mérida: Sebastián Barrena Tobal, Antonio Gallardo Sánchez y Alejandro Jiménez Cruz.


Navalvillar de Pela: Francisco Moñino Gallardo, Luis Pastor Juan y Pedro Trenado Serrano.


Oliva de la Frontera: Juan Macarro Delgado, Vicente Márquez Pérez, Antonio Soto Torrado, Antonio Torrado Balcalegro y Miguel Torrado.


Olivenza: Librado Almeida Martínez, Antonio Cayero Vivas, Manuel García Jara, Antonio González Álvarez, Vicente Hurtado Álvarez, José Martínez Rodríguez, Gabriel Méndez Sousa y Aurelio Ramallo Martínez.


San Rafael de Olivenza: Raimundo Escudero Bravo.


Orellana la Vieja: Ramón Carmona Marfil y Emilio Collado Saez.


Palomas: Antonio Espinosa Seguro, Dámaso Pozo Trejo.


Peñalsordo: Feliciano Giménez Donaire.


Peraleda del Zaucejo: Juan Trujillo Trujillo.


Puebla de Alcocer: Emilio Murillo Cerrato.


Quintana de la Serena: Diego Benítez Tejada, Cecilio Hidalgo Martín, Tiburcio Murillo Guisado y Lorenzo Trejo Romero.


Rena: Adolfo Cabeza Fernández.


Retamal de Llerena: Emilio Algaba Naranjo, Antonio Godoy Pinto y Juan Tamallo Pinto.


Ribera del Fresno: Jorge Báez Asensio, Pedro Caballo Vázquez, Juan González Lozano, Severo Megías Vacas, Antonio Pizarro Delgado, José Rodríguez Toro, Luciano Suárez González, Santiago Vital Enríquez e Isidro Zapata Meneses.


Salvatierra de los Barros: Juan Sosa Olivera.


Santa Amalia: Juan Facila Nieto y Juan Gómez Rebollo.


Siruela: Juan Cabello Cabello y José Camacho Recio.


Talarrubias: Agustín Paniagua Peco.


Talavera la Real: José Becerra Domínguez y Manuel García Fernández.


Valencia de las Torres: Lino Agudelo Pilar, José Cabanillas y Juan Cabrera Escuder.


Valencia del Mombuey: Joaquín Díaz Gudiño.


Valencia del Ventoso: Joaquín Delgado Bravo, José de los Reyes Nuñez y Manuel Sánchez López.


Valverde de Leganés: Miguel Aparicio Espejo, Luis Espejo Bravo, Juan Gimeno Olivera, Manuel Gimeno Olivera, Anselmo Hernández Bravo, Justo Sánchez Acebedo, Eugenio Torres Antúnez y Ángel Velázquez Bravo.


Valverde de Llerena: José Bravo y José Vera Llanes.


Valverde de Mérida: Pedro Pajuelo Manzano.


Villafranca de los Barros: José Hernández Suárez, José Hidalgo González y Manuel Torres Martín.


Villagonzalo: Lorenzo Espinosa Casablanca, Alonso García Castanera y Luis Mendoza Fernández.


Villalba de los Barros: Domingo Diosdado Martínez.


Villanueva de la Serena: José Atanasio González, Francisco Carmona Casilla, Juan García Acedo, Pablo González Escobar, Andrés Olivares Barjola y Juan Sánchez Santos.


Villanueva del Fresno: Manuel Fernández López.


Villar del Rey: Dionisio Alvarado Rodríguez, Lázaro Márquez Nevado y Guillermo Moreno García.


Villarta de los Montes: Víctor Ferrera Garrido.


Zafra: Julián Moreno Patarro.


Zalamea de la Serena: Ezequiel Jara Doblado.


Zarza (La): Gerónimo Benítez Dicha, Lucas Benítez Trinidad, Ildefonso Flores Trinidad y José Paredes Monje.


PROVINCIA DE CÁCERES


Aldea del Cano: Graciano Gil Iglesias y Enrique Giménez García.


Alía: Teodoro Laguna Belvís y Plácido Moyano Rodríguez


Arroyomolinos: Francisco Vasco Cortés.


Baños de Montemayor: Máximo Cabezalí Paniagua.


Berrocalejo: Elías Fernández Martín, José Fernández Martín, Agapito Mesa Bravo, Aurelio Pedraza Paniagua.


Cáceres: Juan Montero Ruiz(?), y José Polo Mirón.


Cadalso: Celestino Carbajal Pérez.


Cañamero: Eugenio Bau Rodríguez, Rafael Broncano Barba, Francisco Durán Domínguez, Santiago González Sánchez.


Casar de Cáceres: Manuel Andrada Rey.


Casas de Miravete: Máximo Montes Izquierdo.


Casas del Monte:Tomás Iglesias Iglesias.


Casatejada: Juan Nuevo Vázquez y Félix Sobrino Vaquero.


Casillas de Coria: Teodoro Martín Gutiérrez.


Castañar de Ibor:Teodoro Carretero González.


Coria:Moisés Dorado Rivera.


Garciaz: Simón Carrasco Fernández.


Guadalupe: Víctor Gamino Quiroga y David Sánchez.


Guijo de Coria: José Iglesias.


Jerte:Víctor Blanco Calles.


Madroñera: Ramón Bardo (?), Alfonso Bonilla Díaz e Isidoro Sánchez.


Malpartida de Plasencia: Bernabé Tomé Ovejero.


Miajadas: Felipe Díaz Cruz, Miguel Sosa Tostado (?), Vicente Martín Manuel.


Navalmoral: Manuel Sánchez García.


Sierra de Fuentes: José Iglesias Rivera.


Solana-Cabañas: Vicente Pina Seco.


Talavera la Vieja: Fermín Arroyo Morón, Román Gallego Fernández, Saturnino Giménez Fernández, Jacinto Manzano Sánchez y Segundo Tejeda Giménez.


Talaveruela de la Vera: Cecilio Baena.


Talayuela: Bonifacio Blázquez Fernández y Salvador López Giménez.


Tejeda de Tiétar: Wenceslao Muñoz Lobato.


Valdelacasa de Tajo: Andrés Toribio Blázquez.


Valverde del Fresno: Pedro García Margallo.


Villanueva dela Vera: Luis Morén Gómez.


Villar del Pedroso: Sixto Díaz Jarillo y Saturnino Rivera Álvarez.


Villar del Pedroso-Navatrasierra: Celestino Garvín Delgado y Julián Rivero Garvín.



LA ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), DESDE AQUÍ UN AÑO MÁS, SOLICITA A LA JUNTA DE EXTREMADURA, A LA ASAMBLEA DE EXTREMADURA, A LAS DIPUTACIONES DE BADAJOZ Y CÁCERES, Y EN CONCRETO A LOS AYUNTAMIENTOS EXTREMEÑOS, de donde eran naturales todos estos extremeños deportados, menciones simbólicas e institucionales de reconocimiento y homenaje de sus vecinos, que fueron deportados y algunos de ellos exterminados en dicho campo.

domingo, 30 de abril de 2017

UN AÑO MÁS, EL 1° DE MAYO, EN LA MEMORIA

Amado Viera, en el Balcón del Ayuntamiento 



UN AÑO MÁS, EL 1° DE MAYO, EN LA MEMORIA 


El 1° de mayo de 1886, una huelga por la jornada de ocho horas estalló de costa a costa de los Estados Unidos. Más de cinco mil fábricas fueron paralizadas y 340.000 obreros salieron a las calles en defensa de sus derechos. En Chicago las movilizaciones duraron varios días, y culminaron en la masacre de la plaza Haymarket, el 4 de mayo y en el posterior juicio amañado contra los dirigentes anarquistas y socialistas de esa ciudad, cuatro de los cuales fueron ahorcados, un año y medio después. 

Cuando los mártires de Chicago subían al cadalso, concluía la fase más dramática de la presión de las masas asalariadas (en Europa y América), en su lucha por limitar la jornada de trabajo. Fue una lucha que duró décadas, que suele ser olvidada, ocultada o limpiada de todo contenido social y reivindicativo, hasta el punto de transformar el Primero de mayo, en un mero día “festivo” más. 

Desde los primeros momentos en los que llegan a España las ideas del Internacionalismo Obrero contamos con la presencia de sociedades adscritas en Extremadura. Estas sociedades pertenecían a la F.R.E. (Federación de la Región Española), sección española de la A.I.T. (Asociación Internacional de los Trabajadores). 

Las primeras noticias que tenemos de la creación de un Centro Obrero en Extremadura la encontramos en 1892, en Badajoz. Así, el profesor López Casimiro asegura que en septiembre de este año, funcionaba en Badajoz un Centro Obrero situado en la calle Hernán Cortés, con un marcado carácter instructivo y de ayuda mutua. En este sentido, la celebración de mítines y conferencias fue una constante en el Badajoz de fines de siglo XIX, lo que denota el activismo no sólo político y societario sino también cultural que la capital poseía en esos momentos. No obstantes, en distintas localidades de Extremadura se había empezado a celebrar el Primero de Mayo, 

Será el 14 de enero de 1900, cuando celebra su primera junta general, a pesar de que venía funcionado desde poco antes, la nueva sociedad obrera “GERMINAL”, en su domicilio Chapín, 10, de Badajoz, una de las más importantes y organizadas del momento.

LA GERMINAL, publicaba el periódico “El Obrero”. Este periódico tuvo una gran influencia en la ciudad a principios de siglo. Conocemos su existencia a través de los periódicos de la época, especialmente el republicano-progresista “La Coalición”. En opinión de “La Coalición”, la sociedad obrera “Germinal” se reclamaba heredera de las teorías de los revolucionarios como Babeuf, Blanchi, Saint Simón, Blanc, Proudhon y Bakunin.

La ideología inicial predominantemente anarquista de LA GERMINAL se consolida y se reafirma además con su participación en el Congreso Regional de Sociedades Obreras, celebrado en Madrid en Octubre de 1900 y convocado por El Porvenir del Trabajo, sociedad de albañiles de ideología anarquista. El representante de la Sociedad Germinal en el Congreso fue Antonio Apolo, un escritor anarquista residente en Madrid y que propondrá a la asamblea los siguientes puntos para su aprobación: 

1) Estudiar el medio de que el obrero se haga dueño de la producción; 2) estimular la creación de escuelas laicas y centros de propaganda científicos y societarios y 3) promover la cultura y emancipación de la mujer. La importancia de la participación en este Congreso no es otra que la asunción por parte de la Germinal de los principios anarquistas que proclaman las sociedades de la época, lo que se pondrá de manifiesto tanto en la estructura organizativa (se constituye en una federación formada por gremios de albañiles, panaderos, agrícolas y oficios varios) como en sus actividades.

LA GERMINAL, propició una verdadera cultura obrera, debido a carácter eminentemente transformador, a su vocación universalista, a su extraordinario didactismo y a su búsqueda de una identidad nueva a través de nuevas categorías valorativas y de un nueva moral, basada en la emancipación del obrero a través de la educación.

Al año siguiente 1901, tendrá lugar el primer Congreso Obrero, celebrado en La Torre de Miguel Sesmero con la presencia de 25 sociedades de la provincia, y la primera gran huelga jornalera.

No es casual tampoco la puesta en funcionamiento de una escuela laica por parte de la antes citada sociedad LA GERMINAL. Como muestra del activismo LA GERMINAL, es una reseña en e periódico La Región Extremeña con motivo de la celebración del 1º de mayo de 1902 en Badajoz:

“Los manifestantes, entre los que formaban parte los alumnos de la escuela laica establecida por la Germinal y que sumaban más de dos mil -alguien cree que pasaban de tres mil-, recorrieron diferentes calles llevando una bandera con inscripciones alusivas a la aspiración de los obreros respecto a las jornadas de ocho horas”.

Por otro lado, precisamente un día como hoy, se cumplen 81 años del último Primero de Mayo de 1936, celebrado en Extremadura antes del golpe militar fascista contra la II República. El golpe de Estado tuvo una primera funcionalidad en Extremadura, la de abrir paso a la contrarrevolución agraria y desatar una brutal represión para acabar de una vez por todas con aquellos sueños de unos modelos sociales más libres y justos. El golpe de muerte, el que derribó por las armas aquellas esperanzas, nació, como sabemos, desde arriba, desde los poderosos grupos oligárquicos que nunca toleraron lo mucho que la República tenía de democracia social y de soberanía popular.


1º de mayo 1936. Zafra (Badajoz)

Dentro de Extremadura, Badajoz pagó con una masacre el haber sido la provincia de vanguardia de la reforma agraria. Las pacíficas ocupaciones de fincas de marzo del 36, tuvieron su contrapunto, meses más tarde, cuando el paso de la denominada “Columna de la muerte” sembró de terror y desolación nuestra tierra. Como ha sido puesto de manifiesto por el historiador Francisco Espinosa, existió una relación causa-efecto entre la participación activa en aquellas movilizaciones primaverales y la posterior represión del verano de 1936. Miles de aquellos campesinos desheredados que tuvieron la osadía de cuestionar el sistema de propiedad y las relaciones sociales vigentes, y que se rebelaron contra las injusticias seculares, hubieron de pagar un alto precio por ello. Muchos lo hicieron con su vida, otros con el exilio. La brutalidad de la represión fascista, buscaba acabar con el sueño de una sociedad más igualitaria. 

Las ejecuciones llevadas a cabo, en Badajoz y en tantos pueblos de nuestra comunidad, fueron una de las primeras evidencias ante el mundo del programa de exterminio que el fascismo había emprendido, mayoritariamente materializado sobre la población obrera y campesina, muy concienciada y luchadora de nuestra tierra.


1º de Mayo de 1936. Fregenal de la Sierra (Badajoz).


Muchos de los que aparecen en las viejas fotografías de aquellas esperanzadas y reivindicativas manifestaciones del 1º Mayo de 1936, fueron asesinados. Reseñemos pues, la carga emotiva de aquellas fotos, en contraste con la brutal represión posterior que se llevó por delante sus sueños y esperanzas. Vieron frustrada su lucha y su destino, enterrados junto a la II República, en fosas y cunetas, en las que algunos aún se encuentran. 


1º de Mayo de 1936. Montijo (Badajoz).


Manifestación del 1 de mayo de 1931. Fuente del Maestre


Extremadura, y en especial Badajoz y su provincia, fueron y es preciso recordarlo, durante el primer tercio del siglo XX, en especial durante la II República, un importante foco de ideas políticas, con importante presencia de los mayores sindicatos del momento. Casi nadie recuerda hoy en día, a sus dirigentes, muertos la mayoría de ellos por la represión y otros olvidados en el exilio. Y sin embargo, todavía permanecen en muchos de nuestros pueblos y ciudades, algunos nombres de calles, monumentos, símbolos y ritos del franquismo. Es el momento de cambiar eso, y de devolver la dignidad a quienes defendieron la libertad con la palabra hasta que un golpe de Estado les obligó a hacerlo por las armas. 




Queremos por último, a título de ejemplo, en dia como hoy, hacer un modesto recuerdo a AMADO VIERA AMORES, Alcalde republicano de Valencia de Alcántara a quien podemos apreciar en la fotografía, cuarto por la derecha, que encabeza esta entrada, en el balcón del ayuntamiento que presidía, junto a otros miembros de la Corporación, conmemorando esta señalada fecha. Asesinado por los fascistas el día 25 de septiembre de 1936, su cuerpo junto a los de otros vecinos y compañeros yace en una fosa, en la finca "Cuadrillas de Arriba" de titularidad privada, sin que sus actuales propietarios nos hayan permitido acceder y dejar paso a los técnicos para poder prospeccionar la misma y recuperar sus cuerpos, con la única finalidad de que descansen en un lugar digno, y no en aquel que eligieron sus verdugos.


Y tambien un recuerdo a:


FRANCISCO SOBRADO COSSIO, unos de los fundadores de la CNT en Badajoz, trabajador de Correos en 1936, que durante la defensa de la ciudad había estado en el gabinete de Correos y telégrafos de Badajoz, y que fue condenado a muerte por un Consejo de Guerra sumarísimo franquista, siendo ejecutado el 7 de Mayo de 1937, acusado de formar parte del “comité revolucionario de telégrafos” (sic).


Sólo teniendo presente lo que ocurrió, adquiere total significación la fecha como la de hoy, “Día Internacional de los Trabajadores”.


IN MEMORIAM. Para todos los asesinados y desaparecidos en Extremadura. Verdad, justicia y reparación.

ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA-ARMHEX.

miércoles, 19 de abril de 2017

La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), pide al AYUNTAMIENTO DE PLASENCIA (CÁCERES) la retirada de las TRES MEDALLAS DE ORO que le fueron concedidas al dictador Francisco Franco

NOTA DE PRENSA



“La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), ha solicitado en legal forma y exige al AYUNTAMIENTO DE PLASENCIA (CÁCERES) en aplicación de la Ley 52/2007, conocida como de la Memoria Histórica; la retirada de las TRES MEDALLAS DE ORO que le fueron concedidas al dictador Francisco Franco en 1945, en 1964 y en 1971”.








***


La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), dentro de su campaña permanente, en pos de que se adopten las medidas oportunas para la retirada de este tipo de menciones conmemorativas y simbólicas de exaltación, en este caso de distinción personal al líder de la sublevación militar y dictador durante casi cuarenta años, Francisco Franco, ha instado al AYUNTAMIENTO DE PLASENCIA, mediante una solicitud en legal forma, al amparo del art. 15.1º de la Ley 52/2007, para que se acuerde por el Pleno de dicha Corporación, la retirada y revocación de los sucesivos acuerdos, de concesión de las Medallas de Oro de la ciudad de Plasencia con las fue distinguido en 1945, 1964 y 1971, el dictador Francisco Franco, pues no consta hayan sido revocados hasta la fecha.

Como se puede comprobar, en la Sesión Plenaria celebrada por la Comisión Gestora presidida por el entonces alcalde accidental Augusto Macías Sánchez, en ese Ayuntamiento el día 19 de julio de 1945 (sesión ordinaria Libro de Actas de sesiones p. 136, por unanimidad se acuerda ofrecer la primera MEDALLA DE ORO de la ciudad de Plasencia “al Jefe del Estado y Caudillo de España D. Francisco Franco Bahamonde, en el noveno aniversario de la Cruzada..” (sic). El Secretario del Excmo Ayuntamiento placentino, con el visto bueno del Alcalde, certifica con fecha 23 de julio de 1945, el Acuerdo (A.H. Municipal de Plasencia).

Con posterioridad en el año 1964, en sesión plenaria de ese Ayuntamiento de Plasencia de fecha 2 de abril de 1964, se aprueba el punto del orden del día, que lleva por título Concesión de la segunda MEDALLA DE ORO de la ciudad de Plasencia “a Su Excelencia el Jefe del Estado”, a propuesta del Consejo Local del Movimiento de la Falange Española Tradicionalista y de las JONS, como “salvador de España, Generalísimo Franco” “…que nos ha traído 25 años de paz a la patria”(sic). Consta Certificación del acuerdo emitido por el Secretario de la Corporación, de fecha 11 de abril de 1964. (A.H. Municipal de Plasencia).

Y por último y por más que parezca sorprendente, de nuevo en el mes de noviembre de 1971, se acordó sesión plenaria ordinaria de ese Ayuntamiento de Plasencia de fecha 8 de noviembre de 1971, Libro de actas de sesiones p. 57, la concesión de una tercera MEDALLA DE ORO de la ciudad de Plasencia “a Su Excelencia el Jefe del Estado, Caudillo Franco, por “los 35 años de paz y prosperidad dados a España”, etc.., culminando el acuerdo “aparte de ser el Liberador de España del Enemigo” (sic). Ver también Acta Pleno en sesión extraordinaria del 16 de Diciembre de 1971 (A.H. Municipal de Plasencia).

Parece paradójico y hasta chocante, que el dictador con tres Medallas de Oro de la ciudad, sea actualmente de facto y de iure, el personaje más reiteradamente condecorado de la Historia de la ciudad de Plasencia, caso podríamos decir único en el Estado español.

Como es sabido el homenajeado lideró precisamente en julio de 1936 un sangriento golpe militar, contra el Gobierno legítimo y constitucional de la II República española, provocando con ello una guerra civil e instaurando un régimen totalitario basado en la persecución, y aniquilación física de los defensores de la libertad, de la justicia social y los derechos de las personas.

Ese régimen dictatorial, fue mantenido por la fuerza durante los siguientes casi cuarenta años, mediante la represión de cualquier oposición.

La Ley 52/2007, conocida como Ley de la Memoria Histórica, asume en su preámbulo, la condena del franquismo contenida en el Informe de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa firmado en París el 17 de marzo de 2006 en el que se denunciaron las graves violaciones de Derechos Humanos cometidas en España entre los años 1939 y 1975.

No podemos olvidar que la región extremeña, sufrió la represión, en numerosas y variadas formas, por el régimen dictatorial surgido del golpe de Estado de 1936, siendo nuestra comunidad una de las más castigadas, a la luz de las investigaciones historiográficas mas recientes y documentadas.

Se pide por ello al Excmo. Ayuntamiento de PLASENCIA, que en aplicación del art. 15.1º de la Ley 52/2007, se acuerde por el Pleno de dicha Corporación, en legal forma, la revocación del acuerdo de su concesión de las citadas Medallas de Oro, por lo que aquellas distinciones honoríficas, tienen de clara conmemoración y exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura, que él mismo dirigió.

Consideramos que no pueden ser distinguido con la Medalla de Oro de la ciudad de Plasencia, alguien como el dictador Francisco Franco, que con sus acciones participó activamente en un golpe militar, sumió a muchas localidades de Extremadura en el terror, e instigó el asesinato sumario de muchos conciudadanos defensores de la legalidad vigente de la II República por ese mero hecho, entre ellos a diputados y destacados miembros de algunas corporaciones locales de Extremadura (Alcaldes y Concejales que habían sido elegidos democráticamente).

Hay muchas más razones para revocar los sucesivos (y hasta podríamos decir esperpénticos, por reiterados, extravagantes e injustificados), acuerdos de concesión de tres Medallas de Oro de la ciudad al Dictador, desde el primero, adoptado en aquel Pleno del 19 de julio de 1945, como en los otros de 1964 y el de 1971, pero creemos que con lo expuesto es más que suficiente. El Dictador Francisco Franco, no puede, ni debe por más tiempo compartir honores y distinciones con quienes en la historia, presente y futura de Plasencia se dediquen a honrar a esa ciudad.

Esperamos pues que tras los trámites legales oportunos, así se acuerde a la mayor brevedad, y que tal acuerdo sea apoyado de forma unánime por la Corporación por todos los grupos políticos representados en la misma.




ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX).

viernes, 14 de abril de 2017

14 DE ABRIL: MEMORIA Y ESPERANZA.


LA ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX) al llegar la fecha del 14 de abril, quiere reivindicar “la memoria de nuestra II República, como parte de nuestra memoria democrática”. Hoy más que nunca, hay que retomar la mejor tradición de los ideales republicanos.



Rindamos Homenaje a quienes sufrieron represión por enfrentarse al fascismo, defendiendo la II República y unos modelos sociales más libres y justos.










*******************


UN POCO DE HISTORIA: Las actas del primer Consistorio Republicano de Badajoz, del 15 de Abril de 1931, primera Corporación de elección netamente democrática de la historia de la ciudad, reflejan la 1ª Sesión de Posesión y Constitución del Ayuntamiento de Badajoz. Se relaciona al margen los Concejales electos asistentes y reza: “En la ciudad de Badajoz, siendo las veintitrés del día 15 de abril de mil novecientos treinta y uno, empezaron a reunirse en el salón de sesiones de estas casas consistoriales, los señores concejales que resultaron electos el día doce del actual mes”.../.. Por el Quinto Distrito: Don Eladio López Alegría…”. Al día siguiente, dieciséis, se reanuda la sesión constitutiva del Ayuntamiento de Badajoz, iniciada el día anterior…, dicen las actas: “Por aclamación o unanimidad de votos de los señores Concejales presentes, se designa Alcalde-Presidente de este Ayuntamiento a Don Francisco Eladio López Alegría, quien invitado por la presidencia interina, pasa a ocupar esta". En su mismo discurso de toma de posesión de la Alcaldía decía: “…porque viniendo de la verdadera representación elegida por sufragio voy a ser el primer alcalde popular de la República en Badajoz…”.


Y más adelante según consta en acta, sigue su disertación afirmando: “… Procuraré librar al pueblo de lo que diciéndose constitucional solo es tiranía y absolutismo y no sería honrado estar alejado de la contienda entablada cuando se ventilan los más altos y los más grandes intereses de la Patria y en nombre de ellos se requería mi concurso; y obedeciendo a estos imperativos de conciencia y ciudadanía he aceptado el cargo con el que se me honra, y espero con la ayuda de todos, que el pueblo obtenga los beneficios que le son debidos, en medio de un estado social de mutuo respeto y justa convivencia. Os ruego a todos me dispenséis el favor de guardar un minuto de silencio en homenaje de respeto y admiración a los mártires de esta segunda república española, capitanes señores Galán y García Hernández.”.

En este 86º aniversario de la proclamación de la república, la ARMHEX quiere que el 14 de abril, sirva también como día de homenaje y reconocimiento social a quienes sufrieron represión por enfrentarse al fascismo, defendiendo la II República y unos modelos sociales más libres y justos.


Ha de reivindicarse la II República, sin eufemismos, ni complejos, para no sacar de contexto a aquellos represaliados de aquel tiempo, del régimen político en que desarrollaron sus vidas. La recuperación de la memoria democrática, nunca será completa, mientras no se restituya, por parte de la sociedad actual y por el Estado español, la memoria de la II República y de quienes le dieron vida.


España fue una República constitucional. “Una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de libertad y justicia”, como proclamaba el artículo primero de su Constitución, aprobada el 9 de diciembre de 1931, hace ahora poco más de 85 años.


Ahora que a algunos tanto les gusta hablar de la Constitución de 1812, poco o nada se recuerda a esta Constitución republicana de diciembre de 1931, que va a cumplir 86 años desde su promulgación. La Constitución de 1931, la primera en nuestra historia auténticamente democrática, no debemos olvidarlo; afrontó algunos de los sustanciales problemas de nuestro país: medidas profundas sobre la distribución de la propiedad de la tierra (problema que nos tocaba muy de cerca en nuestra región, la reforma agraria), mejoras de los salarios de las clases trabajadoras, la protección de los derechos de los trabajadores, la educación pública, la autonomía de los pueblos que componen el estado español, la separación de la Iglesia y del Estado, el matrimonio civil, el divorcio, y los derechos de la mujer. Su artículo 36, reconoció el derecho al voto a las mujeres, algo que sólo estaban haciendo en aquel tiempo, los parlamentos democráticos de las naciones más avanzadas, como lo demuestra que fue reconocido 15 años antes que en Francia.


Pero como sabemos, los grupos oligárquicos, nunca toleraron lo mucho que la II República tenía de democracia social y de soberanía popular.


Como sabes, nada hizo la modélica transición a la democracia por recuperar el lado más positivo del II República, el de sus leyes, sus reformas, sus sueños y esperanzas.


Sólo en estos últimos años ha salido con fuerza a la luz la memoria de los vencidos, de las víctimas del franquismo, gracias en gran parte a la sociedad civil, al movimiento memorialista al que pertenece nuestra asociación, que a fuerza de constancia, ha logrado poner en la agenda política, el problema del olvido y de la memoria.


No obstante, aún hoy, casi nadie desde los poderes de la democracia actual, se atreve a defender claramente a la II República. Casi nadie recuerda a sus dirigentes: alcaldes, concejales, ministros, quienes presidieron sus instituciones, quienes hicieron sus leyes, etc…, muertos unos por la brutal represión uno y olvidados otros en el exilio. Es el momento de cambiar eso.


Conviene por ello, recordar a modo de ejemplo, que dentro del programado plan de exterminio del adversario político, los golpistas que tomaron la ciudad de Badajoz en agosto de 1936, asesinaron a tres de los alcaldes durante la República que la ciudad había tenido, y prácticamente a todos los concejales de la Corporación republicanos y socialistas que ostentaban la mayoría absoluta. 

Eladio López Alegría



F. Eladio López Alegría. Republicano. Concejal hasta el 14 de Agosto de 1936. Abogado, Fiscal y Corredor de Comercio, Secretario de la Cámara Urbana. Primer alcalde de la II República. Presidente de los Jurados Mixtos Agrarios. Presidente comisión para la reforma agraria en Badajoz. Fue asesinado el 16 de Septiembre de 1936, en las tapias del cementario. Primer alcalde republicano y primero en la historia de la ciudad, elegido a raíz de unas elecciones democráticas.


La ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), en este año del 86º aniversario de la proclamación de la república, quiere recordar las palabras pronunciadas por el Presidente Manuel Azaña en la noche del 23 de julio de 1936, una vez producido ya el golpe de estado contra la República española, cuando se dirigió por radio desde el Palacio Nacional al pueblo:

“Podéis estar seguros todos los que lucháis por la República de que vuestro esfuerzo no será baldío y que de vuestro sacrificio y que de vuestro heroísmo saldrán la República y España más fuertes e indisolublemente unidas con sus libertades”.


El proceso de memoria democrática y republicana, sólo puede conseguirse con una enérgica defensa de la necesidad de fundamentar la convivencia democrática en la memoria, la verdad, la justicia y la reparación; no en el olvido de ese pasado.


Desde la ARMHEX, animamos a salir a la calle y a participar en cuantos actos y conmemoraciones se celebren en este abril republicano, en todos los pueblos y ciudades de nuestra región, por la República y en recuerdo de todos aquellos que sufrieron represión por enfrentarse al fascismo, defendiendo la II República y una sociedad más justa y libre.